Templo Borobudur - Java

🌐 » 

Detalle de una estupa del templo de Borobudur.

¡Un impresionante amanecer en el mayor templo budista del mundo! ¿Le parece un sueño? Para nosotros, se hizo realidad en nuestro viaje de ida y vuelta a Indonesia. Después de un día impresionante en el templo de Prambanan, cogimos el autobús durante una hora hasta el complejo de templos de Borobudur. Una vez allí, primero nos registramos en un albergue y pasamos la tarde descansando. Porque no queríamos visitar el templo durante el día, ¡sino al amanecer de la mañana siguiente!

En principio, se puede acceder al complejo de templos de 06:00 a 17:00 por varias entradas. Sin embargo, si se quiere visitar el complejo al amanecer, como hicimos nosotros, sólo se puede entrar por el Hotel Manohara. La entrada cuesta 500.000 rupias (~ 30 euros). Durante el día, en horario normal, se cobran 325.000 rupias (~ 20 euros). Si también se planea visitar el templo de Prambanan, merece la pena comprar una entrada combinada, que también es válida al día siguiente. El precio es de 570.000 rupias (~ 35 euros). Sin embargo, no es válida si se quiere visitar el templo al amanecer. La entrada del hotel abre a las 04:30. Así que nuestro despertador sonó a las 04:00 de la mañana, tras un breve desayuno salimos a pie y llegamos a la entrada al cabo de unos 20 minutos. Aquí te dan un pañuelo, un mapa y una linterna. También le darán un pareo si no va vestido adecuadamente. En la mayoría de los templos es obligatorio llevar pantalones largos, falda o pareo. Seguimos a los demás visitantes en la oscura noche.

Detalle de una estupa al amanecer.

Borobudur se traduce como "complejo de templos en una montaña". El templo, de forma piramidal, se construyó entre 750 y 850 d.C. y es el mayor monumento budista del mundo. Borobudur fue antaño uno de los centros budistas de Java. Sin embargo, con la caída de los reinos pasados, la estructura cayó en el olvido durante casi 1.000 años. El templo volvió a mencionarse en 1709, pero en aquella época, debido a la vegetación y a supuestas erupciones volcánicas, así como a terremotos, sólo se hablaba de la colina de Borobudur, ya que el monumento estaba cubierto de tierra y cubierto por una densa jungla. No fue hasta 1814 cuando se redescubrieron las ruinas del antiguo templo y finalmente se restauraron. El complejo del templo se compone de 76 estupas repartidas en 9 pisos y rodeando la estupa principal, que mide casi 11 metros de diámetro. Las estupas son estructuras budistas en forma de campana que simbolizan al propio Buda o sus enseñanzas y confieren al complejo de templos una atmósfera mágica, especialmente al amanecer. En las paredes hay relieves tallados en la piedra que representan la vida y obra de Buda. Todo el complejo del templo tiene unos 40 metros de altura y, al igual que el templo de Prambanan, es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. 

Vista completa del templo de Borobudur al amanecer.

Nuestro destino era la plataforma más alta del templo para admirar el amanecer. Una vez arriba, buscamos un lugar adecuado, preparamos la cámara y esperamos. Al cabo de un rato en la oscuridad empezó a hacer bastante frío, el sol se escondía tras el horizonte y el templo de piedra no hacía sino enfriarnos más. Nos alegramos de llevar chaquetas y gorros. Abajo, en la ciudad, colgaban profundas nubes de niebla, poco a poco el cielo se fue aclarando hasta que el valle se tiñó del rubor de la mañana y los primeros rayos de sol golpearon el templo. Una atmósfera mística y única acompañaba a la salida del sol. A nuestro alrededor, la gente callaba y todos disfrutaban del momento de completo silencio. Cuanto más sol salía de detrás de las lejanas montañas, más agradable se hacía y nos calentábamos bajo los rayos cada vez más potentes del sol.

Amanecer en el templo de Borobudur (Indonesia).

Cuando por fin salió el sol, pudimos admirar el templo en todo su esplendor. Había estupas, budas y relieves de varios tamaños por todas partes, esperando a que los contempláramos. Tras un recorrido completo por todos los niveles, regresamos felices a nuestro albergue.

Este amanecer es sin duda uno de los momentos más destacados de nuestro viaje a Java y fue una experiencia que recordaremos siempre. A pesar del elevado precio de la entrada y del madrugón, esta mañana mereció la pena. Y disfrutamos madrugando, porque el siguiente amanecer en Gunung Bromo ya estaba planeado.




roasn | 

roasn.official@gmail.com | 

© roasn, 2023, all rights reserved